Día 53, El Poema del sufriente Siervo

Escrita por Sergio Jeria, Profesor de Castellano, Colaborador del GBUCH.

Leer el Capítulo de Hoy

Pido la gracia de Dios para comentar este capítulo.

Este es un poema, corazón del Libro, que comienza en el Cap. 52: 13-15. Un cántico que comienza con la exaltación del Siervo, la historia de su rechazo y el significado expiatorio de su sufrimiento.

Es una revelación hecha por Dios, a través del profeta, hecha unos 700 años, antes de la llegada de Cristo a Nazaret con su posterior juicio, ascenso al Calvario y resurrección. Es una síntesis poética de la historia de la salvación y del significado de la cruz para la vida de la Iglesia y del cristiano en el mundo.
Es una imagen antagónica a la visión judía del Mesías, como Libertador y Rey instaurador de un nuevo Reino. Nunca imaginaron que su reinado estaría cimentado en una voluntad de entregar su vida a través del dolor inimaginable.
El poema comienza en Cap. 52.vv13-15 con la alabanza a este Sufriente: “Alto” y “Sublime”, justificada con el v 14: “asombrará”. Si, Cristo asombró a su generación, lo sigue haciendo. Siempre desbordan las expectativas que se tienen de él.

El v14 nos ofrece una imagen de Cristo, tal vez, muy similar a la filmada por Mel Gibson (independientemente de su vida ética-moral), en su filme sobre los sufrimientos del Maestro. Las imágenes ofrecidas en la película pueden darnos una idea de la crueldad del castigo romano sobre nuestro Salvador. 52:14 y 15.

El Cap. 53 nos plantea en su inicio el dilema del abismo existente entre el anuncio de Dios a Israel y a la humanidad, y la opinión y recepción de los seres humanos ante ese anuncio. Ayer predicando en un parque, me acerqué a una señora en un banco, y le ofrecí un tratado cristiano. Me dijo:¡No! Estoy ocupada. Le dije: “No tiene necesidad de Dios? “y nuevamente me respondió algo enfadada: ¡No!, estoy ocupada

La pregunta del V1 ¿quién ha creído a nuestro anuncio? Nos plantea un desafío constante ante los esfuerzos evangelísticos: anuncio-rechazo .¿Te han rechazado tus compañeros? O ¿Te has sentido algo frustrado(a) por el rechazo ante el anuncio del Evangelio en la universidad? Muchas veces la semilla cae entre los espinos. Pero eso no debe desanimarnos, le pasó a Jesús mismo.

La historia de la iconografía cristiana ha ofrecido variadas imágenes sobre el rostro y la figura de Jesús. Cierto que rechazamos las imágenes. Pero también, a veces han ayudado a visualizar nuestra oración como en la iglesia ortodoxa y el valor profundo de sus iconos, que no es lo mismo que la idolatría.

Sea cual sea nuestra postura el v 3 nos ofrece una desmitificación de la imagen de un Cristo de Hollywood, al estilo Powell. ¿Si tuvieras una imagen variaría tu convicción de fe?

No sabemos cómo era su verdadera imagen, pero el v 3 nos sitúa claramente con algunas características de su perfil.

A partir del v 4 se nos ofrece una descripción de su Calvario. El mismo v 4 nos plantea la pregunta ¿Cristo sana, cura las dolencias físicas? Hace poco vi en Youtube el testimonio de una chica de GBU que fue sanada de cáncer cuando se estaba duchando. Los términos “enfermedades” y Dolores” nos ofrecen la figura de un médico que para aliviar se ve envuelto en la misma tribulación del paciente. 

La estrofa central del poema está en vv 4 al 6 donde se clarifica el significado de la desgracia del Siervo y los pronombres “él” y “nosotros” pone en evidencia la incomprensión de los hombres. El dolor vicario, es el que debíamos sufrir nosotros, el precio de la Salvación. Nunca podremos añadir ni un ápice al precio pagado.

El v 6 ofrece una imagen de la naturaleza humana, en la figura de la oveja descarriada. Pablo en su carta a los Romanos: “No hay quien busque a Dios”. El verbo “cargó” señala el peso que dobló su espalda rumbo al Calvario, la presión del pecado y frente a ello, la ejecución de la gracia de Dios, salvando a raíz de esa carga.
Los vv 7 al 9 señalan las implicancias del juicio al que fue sometido Jesús ante Pilatos, un juicio injusto, privado de proceso legal. Nos muestra que los cánones de justicia humana no concuerdan con la justicia de Dios. Lo vemos en la aplicación de sentencias y en la absolución de delitos horrendos.

Vv 10 al 12 se manifiesta la reivindicación total del Siervo. Los perseguidores desaparecen de la escena y queda la resurrección y triunfo del Siervo, que vislumbra la promesa de salvación de su pueblo y de su Iglesia v 10: “verá linaje”, “justificará mi siervo justo a muchos”.

El sacrificio de salvación de Cristo es incomparable, no hay ni habrá otro plan semejante, porque nació en el seno de la Trinidad, en comunión perfecta por el Omnipotente y Sabio Creador.

Sin embargo, no quiero dejar pasar, a algunos que imitan esa entrega. Como no mencionar la obra de Sor Teresa de Calcuta rescatando miserables de las calles de la India, la abnegación y tenacidad de Martin Luther King en procura de la igualdad entre blancos y negros, y el ejemplo del recién fallecido Nelson Mandela, con su cárcel de años y su posterior lucha en contra del apartheid en Sudáfrica, donde también tuvo vínculos con el GBU de Sudáfrica cuando era estudiante. Y en Chile, la noble tarea de servicio de Felipe Cubillos con “Levantemos Chile”.

 naranja

¡Comparte esta reflexión usando el hashtag #YoLeoIsaías!

Día 52, Dios liberando: en la historia, y en la vida humana

 

Escrita por Sergio Jeria, Profesor del Castellano, Colaborador del GBUCh.

Leer el Capítulo de Hoy

El pasaje extendido desde vv 1 al 13, tiene conexión con el cap. 51, ya comentado. Y es una exhortación a Israel, largo tiempo cautivo.

Es una invitación a sacudirse del polvo, en el que se sentaban los que estaban en duelo, y vestirse dignamente, como el hijo prodigo, a su regreso al hogar, vestido por su padre. Es una invitación a soltar el yugo del cautiverio v. 2
Algunas veces, los seres humanos, somos liberados, pero sicológicamente, seguimos presos de la atadura que nos sofocaba. Dios quiere romper el atavío con el pasado. Penetrar la memoria y el recuerdo de las circunstancias .¿Te ata algo todavía?. 

El Señor señala a su pueblo que, así como fueron tomados cautivos, por sus opresores, sin pagar un precio por ellos, así se les liberará, sin exigir ningún costo o recompensa por su liberación. Es decir, pura gracia. 

El dios de Israel ya había dado prueba de su amor por ellos en el pasado, liberándolos de Egipto después de 430 años de esclavitud. V. 4. No hay cadena que el Señor no pueda romper, no yugo que le sea difícil. Aún la más encarnizada lucha contra Satanás puede ser ganada por la sangre de Jesucristo derramada en la cruz.
¿Hay algo que impida la liberación que Yahvé pueda realizar en la historia?

Es una pregunta que hay que responder, frente a todo tipo de cadena y esclavitud o fuerza demoníaca que ata al ser humano, o frente a la fuerza impuesta por cualquier tipo de tiranía.

Quiero traer al recuerdo, la lucha por la abolición de la esclavitud, tanto en Inglaterra como en Norteamérica. Dios intervino en la historia utilizando creyentes en el proceso. Fue un camino largo de perseverancia.Wilberforce en Inglaterra, y Lincoln en Norteamérica, ambos fieles cristianos usados por la mano de Dios, en un proceso que duro muchos años y con mucho dolor.

No te has preguntado, si Dios quiere capacitarte en todo sentido, para usarte como instrumento de su justicia en el mundo post moderno. Hoy las cadenas son de otro tipo, pero igualmente cadenas.

La esclavitud estaba permitiendo que “el nombre de Jehová fuera blasfemado”. V.5 “continuamente”.

El v 7 es una hermosa metáfora acerca del anuncio del Evangelio. Nos ofrece la figura de un peregrino que sobre las montañas, proclama el Evangelio. Sus pies son benditos por Dios. Es una ilustración aplicada al anuncio para el pueblo de Israel, cumplido por en anuncio de Jesús, de pueblo en pueblo, llevando paz, alegría y bien. Hechos 10:38
Hay una liturgia que realizan algunas congregaciones cristianas, que es el lavamiento de los pies, como símbolo de servicio humilde y de pies benditos por el anuncio del Evangelio .Hermoso acto.

Finalmente, de los vv 8 al 12 se nos entrega el resultado de la obra de Dios, en la liberación de Israel: “voces de júbilo”, “verán con sus ojos la libertad”, y una invitación de Dios a la alabanza, por el acto de continua consolación del Señor.

La frase “Jehová desnudo su santo brazo”, es la figura del guerrero que se alista para la batalla. Recordemos Éxodo 14:14: “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”, ante el inmenso Mar Rojo por cruzar.

Quiero terminar esta reflexión con oración por nuestra propia liberación. Dios Omnisciente, conoce las cosas, situaciones y circunstancias que nos ponen en cautiverio.

Oremos:
“Hágase la luz en las tinieblas, y la paz en la batalla, hágase la risa en el sollozo, y la cura en el desgarro.
Hágase poema el grito amargo, que se abran senderos donde hay llanto, donde hay muros que impiden tender manos, donde el miedo nos vuelve descuidados.
Hágase tu voz en este ruido, tu mensaje se adueñe de los campos, de las calles, las casas, los espacios, las palabras, las vidas que soñamos.
He aquí, tus hijos fieles, esperamos un respiro, más fe, alegría que a otro abrace.
Hágase Señor, tu sueño eterno, hágase tu vida en nuestro barro. ” Así sea.

naranja

¡Comparte esta reflexión usando el hashtag #YoLeoIsaías!

 

Día 51, Saliendo del abismo

 

Escrita por Sergio Jeria, Profesor de Castellano, Colaborador del GBUCH.

Leer el Capítulo de Hoy

Consolación, es el acto que realiza alguien para aliviar la pena o la aflicción de otro.

¿Has sido consolado por alguien alguna vez? Verdad que cuando la palabra o el alivio son oportunos, es como una lluvia en tiempo de sequía.

Consolador o Paracleto es el nombre que Nuestro Señor Jesucristo otorgó al Espíritu Santo, que es el consuelo sin igual para el cristiano. Es una persona que camina a nuestro lado, que está dentro nuestro, y no una mera influencia.
Este capítulo 51 plantea la acción de Yahvé consolando a su pueblo. ¿Por qué? Porque en su caminar y en la cautividad han quedado heridas profundas, y frente a ellos, surge la promesa V.3: sus soledades y el desierto, lo cambiará en paraíso, alegría, gozo, alabanza y canto. 

La angustia existencial que se experimenta en tiempos de soledad y desierto, muchas veces, nos hace exclamar: ¡Hasta cuándo!,¿Dónde estás Señor? Es la noche oscura del alma, como decía San Juan de la Cruz. Pero antes del túnel, durante, y al final de él, está la consolación que Dios nos puede brindar, basada en su justicia y en la fidelidad de sus promesas y pacto, que según algunos son cerca de 3.500 en la Biblia.(v.2). 

La justicia perfecta de Dios, que otorga a cada uno lo que merece, no arbitrariamente, según la justicia humana, que muchas veces, no deja conforme a nadie, como el presente fallo de la Haya. Su justicia es prometida y cercana a Israel. (v5)

Observa la comparación que se hace con los elementos de la creación, lo que sucederá tarde o temprano, para ilustrar como es su justicia (v6)

El sufrimiento, puede venir de los que nos rodean, de nuestros enemigos, pero la justicia del Creador estará presente. A veces puede provenir el dolor, de un profesor injusto, de un compañero o grupo de compañeros, de las políticas públicas que favorecen cada día a los que poseen más, y, a veces, también del interior de la misma comunidad cristiana. Pero, el Señor, promete a Israel y a nosotros, que su consuelo en justicia permanecerá (v8).
Los vv.9 ,17 y 22 hay una exhortación a ¡despertar!. Porque la injusticia y dolor derrumba y adormece el alma y la acción.

Este es un capítulo de gloriosa esperanza para Israel después de tanto dolor. El señor promete: canto, gozo, alegría y un dolor huyendo (v.11), promesa de libertad y sustento (v14), porque Israel es pueblo suyo (v16). Y tú eres pueblo del Señor por Cristo.

Quiero, en tu presente, a tomar las preguntas del v 19: ¿Quién se dolerá de ti? Y ¿Quién te consolará?
A veces un amigo, otras un compañero, algunas un asesor, muchas los padres, y si no los tienes algún sustituto como abuelos o tíos. Pero siempre, el Espíritu Santo, que provoca por su obra ,que la tristeza se convierta en alegría (Juan 16:20).

Conoces la canción de Carole King “Amigo fiel”. Vamos a cometer una abominación y poner su letra en la persona del Espíritu del Señor. Si puedes, búscala…
Caminando por los pasillos de tu facultad, en el aula, en el casino, en el metro o en el bus, el invisible Paracleto irá contigo.

Quiero terminar el comentario de este capítulo 51, contándote que, un día intenté quitarme la vida en una vía de tren, en Talagante. La angustia física y mental era tan horrible, que aun siendo cristiano quise poner fin a todo.
Cuando comenzaba a ponerse el sol en el horizonte, me invadía un ahogo y una sensación de ahorcamiento, que me nacía en el estómago y subía hasta mi garganta. No se lo deseo a nadie. La única vía para mí, de escapar de ese tormento diario, era lanzarme a las ruedas del tren…no lo hice. El Espíritu Santo me tendió la mano y abortó la intención, fue sacándome, poco a poco del abismo y encauzando el camino. Por ello…puedo estar escribiéndote estas líneas…

La promesa del cap. 51 es histórica, para Israel, pero su aplicación es personal: ¡déjate consolar!

naranja

 

¡Comparte esta reflexión usando el hashtag #YoLeoIsaías!